Campo   |   [04/11/2006]
  Página Principal
en corrientes
Un parásito se expande en zonas ganaderas
Se trata de la fasciolasis, una enfermedad que afecta a animales y ocasionalmente al hombre. Se estima que un cuarto de la población de bovinos y ovinos pastorean en zonas donde está presente este parásito. En Argentina se descubrió en 1888.
La fasciolasis es una enfermedad parasitaria que afecta a animales y ocasionalmente al hombre. Es causada por el trematode Fasciola hepática. Alrededor de un cuarto de la población mundial de ovinos y bovinos pastorean en áreas donde está presente éste parásito.
Desde Europa ingresa a América durante la colonización. En nuestro país se la descubre en 1888 en ovinos, en 1913 en humanos y en 1930 se identifica al huésped intermediario como Lymnaea viatrix.
En los últimos años, la Fasciola hepática (Saguaypé en lengua guaraní), se ha distribuido ampliamente en la provincia de Corrientes, con mayor intensidad a lo largo de los ríos Santa Lucía y Miriñay.

Ciclo biológico
El ciclo biológico de la Fasciola hepática se realiza en dos huéspedes, uno intermediario (caracol) y otro definitivo (mamífero). En ambos la población del parásito aumenta en gran escala. El ciclo completo dura alrededor de 8 meses, dependiendo de las condiciones climáticas.
El huésped intermediario es un caracol del género Lymnaea. Este molusco es anfibio y vive en aguas no estancadas y poco profundas. Las temperaturas menores a 10 º C, inhiben la actividad del caracol. En Corrientes, los huéspedes intermediarios presentes son Lymnaea viatrix y L.columella (Moriena y col.) En esta zona tienen temperaturas adecuadas, durante todo el año.
La fasciola adulta vive en los canalículos biliares del huésped definitivo. Cada una de ellas elimina por día alrededor de 20.000 huevos. Éstos, a través de la bilis, llegan al intestino y son eliminados por la materia fecal. En el exterior evolucionan y de cada huevo sale un miracidio que penetra en el caracol intermediario y allí sufre una serie de transformaciones llamadas esporocistos, redias y cercarias. Cada miracidio que infecta al Lymnaea, producirá entre 400 a 1.000 cercarias.
Éste período desde la penetración al caracol hasta la salida de la cercaria tarda de 1 a 3 meses. Las cercarias son expulsadas, se enquistan adheridas a los pastos y son la forma infestante, llamada metacercaria. Al ser ingeridas por los animales llegan al intestino y se transforman en fasciolas jóvenes, atraviesan el intestino y llegan al hígado por donde migran (por 6 a 8 semanas), alimentándose de tejido hepático, hasta llegar a los conductos biliares, donde se alimentan de sangre, maduran y comienza la puesta de huevos.
Estudios epidemiológicos han demostrado que los ovinos infectados son los que más contaminan las pasturas, llegando a excretar 2 millones de huevos por animal y por día.
Lesiones y síntomas
La infestación masiva con fasciola produce enfermedad grave en animales jóvenes, pudiendo morir por el daño hepático, que se debe al reemplazo del tejido glandular del hígado por tejido cicatrizal, no funcional (fibrosis). También ocurre esto en los conductos biliares y esto favorece a la invasión clostridial secundaria (infección).
Los síntomas generales son: anemia, debilidad, pérdida de peso, pelo hirsuto, edema submandibular, de pecho y abdomen e infertilidad.
Pérdidas en la producción
Las pérdidas de producción, difíciles de cuantificar, son debidas al daño hepático ocasionado por el parásito.
En ovinos pueden ocurrir muertes, reducción de la producción y calidad de lana, menor porcentaje de parición, los jóvenes de menos de dos años son los más afectados.
En bovinos hay pérdidas de peso, menor eficiencia reproductiva, menor calidad y cantidad de leche, y pérdidas por hígados decomisados a la faena.
Existe el riesgo de que ocurra la asociación de Fasciola hepática con bacterias patógenas como Clostridium hemolyticum en bovinos (Hemoglobinuria Bacilar) y Clostridium novy B en ovinos (Hepatitis Infecciosa Necrosante). A todo esto agregar los costosos gastos terapéuticos.

Control
Las recomendaciones de control de esta parasitosis varían entre establecimientos y hasta entre potreros, según topografía y manejo de la hacienda.
Las medidas de control de F. hepática se centran en 3 puntos:
1. Control del parásito en los rumiantes
2. Control en los estadíos libres
3. Control de los caracoles intermediarios.

Control del parásito
El uso de antihelmínticos tiene como objetivo eliminar el agente causal de la enfermedad e interrumpir la excreción de huevos por materia fecal, y así prevenir que se contamine la pastura y los caracoles.
Algunos fasciolicidas no son efectivos contra los estadíos inmaduros de fasciola, por lo que no se recomiendan en casos agudos de la enfermedad.
Se recomienda poner en práctica un plan estratégico de control, con un mínimo de dosificaciones anuales, para evitar la aparición de resistencia del parásito a las drogas.
Teniendo en cuenta la epidemiología en la región, el clima y el manejo, una estrategia de desparasitación podría ser:
l Fin de invierno o principio de primavera: se eliminarán los parásitos instalados en otoño y se reducirá la contaminación de pasturas.
l Verano, para la eliminación de los parásitos ingeridos en primavera-verano.
l Fin de otoño: se eliminarán los parásitos ingeridos en verano y principios de otoño.

Control en los estadíos libres
Para evitar que los animales ingieran las metacercarias del pasto, se recomienda la rotación de potreros en combinación con los tratamientos.
En los potreros no deberían estar más de dos meses, así se evitará, que los parásitos adquiridos no lleguen a su madurez sexual. Utilizar los potreros contaminados con categorías mayores y/o equinos.

Caracoles intermediarios
Pueden ser métodos químicos, físicos y biológicos.
Control químico: se utiliza sulfato de cobre como molusquicida, y se debería aplicar donde están las colonias de caracoles al final del verano. Es un método poco eficiente.
Control físico: algunas alternativas que se pueden realizar son, los drenajes, alambrados en las zonas donde viven los caracoles, forestaciones cerca de esas zonas, ya que la sombra impiden que se formen las algas con que se alimentan los caracoles.
Control biológico: plantas, hongos, bacterias, anélidos, todos esto en fase de experimentación.
Bibiana Cetrá y Marisa Pereira


 
Buscar
Búsqueda avanzada
Ediciones anteriores
sábado 04, noviembre de 2006
Hoy: Lluvias
Vientos leves del sector este
21° mínima / 26° máxima








 
Cómo anunciar | Contáctenos
Actualidad | Sociedad | Deportes | Interior | Pais
Mundo | Policiales | Opinión | Espectáculos | Economía y Negocios
Copyright 2006 La República | Todos los derechos reservados.
Política de Privacidad
www.coninfo.net