El Banco Central convocaría a un canje después de las elecciones. Hay en el circuito 415,1 millones de unidades.

Después de las elecciones, el Banco Central convocará a todos aquellos que tengan ejemplares de 2 pesos a acudir a los bancos para canjearlos por monedas de igual denominación.
La entidad que preside Federico Sturzenegger dará seis meses para completar la operación. Cumplido el plazo, los billetes que llevan la imagen de Bartolomé Mitre dejarán de tener validez legal, según publicó el diario La Nación.
El billete de 2 pesos, que salió al circuito por primera vez en 1992, con la convertibilidad y de la mano entonces de Roque Fernández como presidente del BCRA, se transformó en la práctica en el billete de menor denominación. Ya que si bien los ejemplares de un peso –con la imagen de Carlos Pellegrini–nunca fueron rescatados, quedan en la calle apenas 700.000 unidades. Lo más probable es que la mayoría de ellas hayan quedado fuera del circuito por deterioro o en poder de algún coleccionista.
El billete de 2, sin embargo, lejos está de tener el poder de compra que tenía cuando salió en 1992, cuando equivalía a dos dólares. Al tipo de cambio actual, araña los 11 centavos de dólar.
Según destaca el economista Nicolás Bridger, de Prefinex, desde 1992 hasta la fecha el poder del billete se erosionó con una inflación del 3.490 por ciento. En otras palabras, el billete de 2 de Bartolomé Mitre compraba en 1992 lo mismo que compran hoy casi 70 pesos.
“El billete de dos pesos no tiene mucha utilidad hoy por hoy con la inflación que ha habido”, subrayó Bridger. “Si lo quieren retirar de circulación me parece bien; lo que tiene que hacer el Banco Central igual es bajar la inflación”, agregó.
Hay, según los últimos datos disponibles en el BCRA, 415,1 millones de ejemplares con la figura de Bartolomé Mitre en el anverso y el Museo Mitre, en el reverso. En los últimos años, su participación en la familia de los pesos se fue licuando, al igual que la del resto de billetes de baja denominación, dado que por la alta inflación, la Casa de Moneda –y también Ciccone–imprimían casi exclusivamente billetes de 100.