El moderno equipo se instalará en el hospital de esa localidad junto con el tomógrafo, que llegará la semana próxima. La gestión del servicio de diagnóstico por imágenes en ese centro estará a cargo del Instituto de Cardiología y la Funcacorr.

Con una inversión de 800.000 dólares, el Gobierno provincial adquirió para el hospital de Mercedes equipos de alta complejidad, que beneficiarán a los pacientes de ese centro y permitirá mejorar la calidad de los servicios que se prestan en el lugar. A partir de ahora, la institución contará con un equipo de resonancia nuclear magnética, que llegó ayer al lugar, y un tomógrafo de última generación, que llegará la semana próxima.
Esto es posible gracias a una articulación público-privada entre el Ministerio de Salud Pública de la Provincia, la Fundación Cardiológica Correntina (Funcacorr) y el Instituto de Cardiología, que fue plasmada en un convenio, en julio pasado, y que permite contar con los servicios de tomografía y resonancia magnética al hospital de la localidad de Mercedes y Llano, de la capital.
De esta manera, el Instituto de Cardiología “Juana Francisca Cabral” y la Funcacorr quedarán a cargo de realizar la gestión de este servicio de diagnóstico por imágenes. A su vez seleccionarán y capacitarán al personal que manejará estos equipos de alta complejidad. Algo similar se realiza ahora en el servicio de diálisis que se presta en el Hospital San Juan Bautista, de Santo Tomé.
Desde el hospital Las Mercedes expresaron que “todo esto junto hace que realmente los mercedeños nos sintamos valorizados federalmente”.
En dialogo con La República, el ministro de Salud, Ricardo Cardozo, destacó la importancia de la llegada del equipamiento de última generación y remarcó que esto es posible gracias a “la decisión planificada para que determinados lugares de referencia del interior cuenten con este tipo de equipamiento, por eso es que, por un lado se está invirtiendo con recursos propios y por lado, se está haciendo lo que nos encomendó el gobernador Ricardo Colombi que es la articulación público-privada, como en este caso”.
“Es el mismo equipo que el que se compró en Santo Tomé y esto se da en el marco del convenio que se firmó entre Ministerio de Salud, el Instituto de Cardiología y la Funcacorr”, explicó por su parte el director del Instituto de Cardiología, Julio Vallejos, a La República.
Remarcó que esta articulación “permite que la accesibilidad a la salud esté garantizada para todos los pacientes” e indicó que entre el equipo de resonancia y el tomógrafo, la inversión es de 800.000 dólares y que “aparte está la inversión en lo que es la obra civil”,que actualmente se lleva adelante en el hospital de Mercedes.