El examen médico constató que la adolescente, de 15 años, sufrió traumatismos y sobredosis de cocaína. No hay detenidos.

Abril Fernández, la adolescente de 15 años que había sido hallada desvanecida en la calle, dejó de existir ayer. El deceso se produjo alrededor de las 10.30 en la  sala de terapia intensiva del Hospital Pediátrico “Juan Pablo II”, donde se encontraba desde el domingo 1 de octubre. El examen médico reveló que la paciente sufrió fuertes traumatismos y una sobredosis de cocaína.
Su madre, Lorena Núñez, angustiada por la situación, en declaraciones a la prensa, al trascender el hecho, dijo que su hija estaba en manos de Dios, graficando la gravedad de su diagnóstico.
También reveló que recibió amenazas. Por el momento, no hay detenidos y no trascendieron detalles del avance de la investigación. Las actuaciones se encuentran a cargo de la comisaría 12ª.

Salida sin regreso

Lorena Núñez, madre de Abril Fernández, comentó a Radio Dos algunos detalles de lo que ocurrió con su hija desde que salió de la casa.
Contó que en la noche del sábado 30 de septiembre su hija se preparó para asistir a un cumpleaños de 15 en el barrio Patono. Le comentó que  iba a salir con dos amigas. Se retiró unas horas del domicilio para luego regresar. Comió algo y volvió a salir.
Desde ese momento no la vio más, hasta cerca de las 8 del domingo, cuando un muchacho llegó a la vivienda y avisó que ella estaba internada en el hospital Escuela.
El joven llevó en moto a Lorena Núñez hasta el establecimiento sanitario.   La mujer dijo que el muchacho  hablaba poco.
Solo le contó que llevó a Abril hasta  el hospital luego de encontrarla tirada en la  calle y que cuando la quiso levantar le mordió en una mano.  
La mamá de la adolescente no sabe dónde exactamente fue el cumpleaños. Solo sabía que estaba cerca de la casa. No conoce a la chica que había cumplido 15 años.
Su hija le dijo que era amiga de su amiga. Pero Lorena Núñez habló después con la piba que la llevó a la fiesta y se sorprendió cuando la amiga de Abril negó haberlo hecho. La señora sospecha que sabe algo y tal vez tiene miedo de hablar.
El muchacho llevó a Abril hasta el hospital Escuela y momentos después la  derivaron al Pediátrico Juan Pablo II, porque es una menor.
Uno de los médicos que atendió a la chica le comentó a Núñez que su hija había sufrido una sobredosis de cocaína y tenía afectado el cerebro. Su situación era muy grave. Además, constataron lesiones por golpes. Al parecer habría intentado defenderse de una agresión.
Lorena Núñez también reveló que, en momentos en que andaba averiguando lo que pasó con su hija, se acercaron unas personas, a las que no identificó y le advirtieron que le quemarían la casa si denunciaba el hecho. La mujer se hallaba acompañada de su otra hija de 20 años. Relató que solamente conoce de vista a dos personas que habrían estado en la fiesta de 15.