El gobernador electo, Gustavo Valdés, ya lo dejó de manifiesto tras su reunión con el presidente Macri. Regidor, Brambilla y Revidatti continúan el trabajo para lograr el apoyo de aquellos que no los votaron el 13 de agosto.

Enérgicos por el triunfo del domingo pasado, los referentes de Encuentro por Corrientes (ECO) + Cambiemos, avanza ahora en el último compromiso electoral del año, en el cual se ponen en juego tres representaciones de la provincia en el Congreso nacional.
La máxima es clara: buscar de manera incansable que los tres candidatos que presenta la 501 sean diputados por Corrientes, para integrarse a la bancada que conduce el radical cordobés  Mario Negri.
Así, Estela Regidor, Sofía Brambilla y Alfredo Revidatti continúan el trabajo en el territorio provincial buscando que el electorado correntino vuelva a darles el voto de confianza a la boleta verde, que el domingo pasado se convirtió en la nueva papeleta más votada de los últimos 8 años.
Tras el triunfo del candidato a gobernador Gustavo Valdés, el contexto político se les allana a los aspirantes a la Cámara baja nacional, sobre todo teniendo en cuenta que enfrente tienen a su competidor directo, el kirchnerismo, sumido en la depresión y sin fuerzas ni recursos para afrontar una nueva batalla electoral contra los bendecidos de Ricardo Colombi.
“Voy a acompañar las cosas que beneficien a Corrientes. No voy a levantar la mano porque sí. Gustavo Valdés ha dejado un camino muy claro del trabajo que debemos hacer los legisladores nacionales correntinos. Creo que su llegada al Ejecutivo provincial será muy positiva. Es un hombre preparado y va a trabajar dentro del consenso”, dijo Regidor, quien continúa hablando con la gente pidiendo el acompañamiento.
En tanto, Sofía Brambilla se mostró confiada de alcanzar las tres bancas, indicando: “Nos gustan las hazañas y creemos que podemos aportar mucho”.
Alfredo Revidatti también dialogó con la prensa y expresó: “A la gente que no nos votó le pedimos que ahora nos analicen, que analicen nuestro pasado. Somos personas que estamos comprometidos hace tiempo con lo social. Recorrimos un camino en el que atendimos a personas de cualquier frente y eso queremos hacer como diputados nacionales, queremos atender a todos los correntinos por igual, queremos cerrar esa brecha que se encuentra abierta”, dijo.
La estrategia local está en el marco de un acuerdo con el presidente Mauricio Macri de que Corrientes haga el aporte necesario para engrosar el bloque de Cambiemos en la Cámara baja, espacio donde el resabio kirchnerista ataca las posibilidades de crecimiento y desarrollo que plantean desde el Gobierno nacional en pos de avanzar con paquetes de leyes fundamentales para tal fin.   

El PJ, al borde del nocaut

Golpeado, fracturado, ridiculizado con los reclamos y cruces de acusaciones entre los referentes kirchneristas locales, respecto de quién es el padre de la derrota, el PJ kirchnerista buscará salvar la ropa para que no se repitan los resultados de 2005, primera oportunidad en la que una fracción del la fuerza osó desafiar a la alianza que encabezaba la Unión Cívica Radical (UCR) y no logró un solo escaño a escala nacional.
 ECO + Cambiemos buscará aprovechar el viento a favor que le sopla, desplegar las velas y ampliar la ventaja que lleva. Las ciencias políticas profesan que nadie vota al derrotado, ninguno quiere ser de la partida de los perdedores, por lo que el plan del frente oficialista estaría en concomitancia con la teoría de subirse al carro del triunfo, de la que habló la politóloga Elisabeth Noelle Neumann en su libro La espiral del silencio.
La escuadra verde viene con el envión del triunfo y presenta candidatos con menos imagen negativa que los que propone Juntos Podemos Más, pegado inevitablemente a Cristina Fernández de Kirchner, Julio De Vido, Amado Boudou, Aníbal Fernández y toda la corrupción de los 12 años kirchneristas.
Sin ir más lejos, el candidato a diputado nacional en primer término del PJ K, Jorge Antonio Romero, todavía carga con en sus espaldas el hecho de haberse hecho pagar, junto a cuatro “compañeritos”, una indemnización millonaria, cuando tuvo que dejar su cargo político de consejero en la Entidad Binacional Yacyretá (EBY), cuando su partido perdió las elecciones.
Cobró en diciembre de 2015, a días de que asumiera la nueva dirección ejecutiva, la suma de unos 4 millones de pesos, que al cambio actual serían 285.000 dólares, lo que da un total de casi USD 1,5 millones por los cuatro, cuyo pago fue aprobado por el entonces director argentino Oscar Thomas, ese mismo que tachó a los correntinos de “vagos y haraganes”.
Con esta carta de presentación, sumado a que no desagravió a los correntinos cuando su jefe directo, el misionero Thomas mancilló el honor de quienes habitan la gloriosa tierra de San Martín, Berón de Astrada, Juan Bautista Cabral, Marcos Azcona y los héroes de Malvinas, pueblo que siempre entregó la sangre de sus mejores hombres por la patria, hoy pide el voto para representar a la provincia. En los 12 años que ocupó su cargo en la EBY jamás reclamó respecto de las diferencias que hacían hacia su terruño. Miraba pasivamente cómo Posadas crecía de la mano de las obras que realizó la EBY en el suelo de la tierra colorada, mientras que a Corrientes no le cumplian siquiera con la regalías por tener la represa emplazada en en la localidad de Ituzaingó.
Si hay algo que Jorge Antonio Romero no garantiza, es justamente defender los intereses de los correntinos y ha dado muestra de ello.