Cómo se vivió el primer superclásico de la vuelta de la TV paga.  

El de ayer fue el primer superclásico que se vivió en codificado después de 8 años y 7 meses. En las calles de todo el país, se repitieron las postales previas al Fútbol para Todos: los bares se llenaron de hinchas que querían ver el partido. El servicio adicional de la TV paga cuesta 300 pesos. 
Sin embargo, los bares llenos adentro y con algunos afuera mirando tras el vidrio no fue la única forma de ver el partido sin pagar el pack especial.
“Pongo Periscope, duplico la pantalla en el Smart TV y veo el superclásico sin pagar”. El paso a paso tecnológico que describían en Twitter en la tarde de ayer es parte del salto temporal por el que pasó el fútbol codificado en la Argentina, señala hoy La Nación.
Con la flamante Superliga Argentina en funciones, la idea de atacar la piratería y los sitios proveedores de links de streaming estaba entre los postulados de Fox y Turner, los nuevos dueños de los derechos. Pero el River-Boca, la primera prueba de fuego, hizo crujir el sistema a tal punto que Cablevisión liberó el segundo tiempo del partido para quienes tienen contratado el servicio básico del principal operador de TV por cable del país. En medio del control sobre la piratería, la caída del servicio multiplataforma Flow repercutió en las redes sociales e hizo florecer transmisiones ad-hoc desde Periscope (se registraron usuarios con más de 6.000 reproducciones), Instagram Live y Facebook Live.
La combinación entre el partido más convocante y un corte de luz le habría dado la estocada al Pack Fútbol. Una falla técnica en una subestación de la empresa, situada en la localidad bonaerense de Martínez, dejó a oscuras a vecinos de la zona norte de la ciudad y del conurbano y repercutió sobre la funcionalidad de los decodificadores HD de varios clientes. Este corte influyó en la decisión de Cablevisión de “liberar” el superclásico, cuenta hoy La Nación
La idea original era ofrecerle el servicio a quienes tenían el pack y sufrían fallas en sus decodificadores, pero el River-Boca a costo cero llegó a todos los usuarios: fueron transmitidos por el 24 (Fox Sports) y el 46 (TNT de películas) de la grilla analógica.
El Boca-River del 14 de mayo, que tuvo transmisión exclusiva de Telefé y fue el último superclásico por TV abierta, tuvo un promedio de 35 puntos de rating, aunque trepó a casi 40 en los últimos minutos del triunfo millonario en la Bombonera (el pico fue de 39.6, a las 18.59 de aquel domingo, según Ibope). Lejos de los números de los canales de aire, Fox Sports Premium y TNT Sports alcanzaron los 14 puntos, con Fox como la señal más elegida por los televidentes. Con relatos de Sebastián Vignolo y comentarios de Diego Latorre, Fox Sports tuvo un pico de 10.33, mientras que TNT Sports, con Pablo Giralt y Matías Martin, llegó a 4.54.
Durante el partido, TyC Sports promedió 3.22, con picos de 4.94. Mientras que Fox Sports 2, que decidió mostrar las tribunas del Monumental como era costumbre hasta 2009, tuvo un promedio de 4.11. Las caras de los hinchas de River estuvieron cerca de igualar los números de TNT Sports, la señal de Tuner en el Pack Fútbol.
Aquella costumbre de rodearse de desconocidos frente al televisor de un bar, que había quedado en desuso tras la creación del programa Fútbol para Todos en 2009, ayer recobró vida con el primer River-Boca codificado de la nueva era. Como quien se entera de que el vecino está por hacer un asado cuando huele el humo de las primeras brasas, miles de fanáticos que no contrataron el pack de Fútbol Premium se volcaron masivamente a bares, pizzerías y estaciones de servicio para disfrutar del superclásico y exponer su fanatismo a cambio de una consumición.