El ministro del STJ habló de las propuestas para modernizar el Poder Judicial, en un escenario de tribunales colapsados. Algunos de los ejes son la informatización y métodos alternativos para dirimir los conflictos. 

El ministro del Superior Tribunal de Justicia de Corrientes Eduardo Panseri dijo este domingo que “falta muchísimo” en el Poder Judicial argentino “para alcanzar la utopía de la resolución inmediata del conflicto”. “Hay restricciones presupuestarias, de personal y edilicias”, marco el magistrado al referirse al plan Justicia 2020 que implementa la Nación y se define como un “espacio de diálogo institucional y ciudadano cuyo objetivo es “construir una Justicia que genere resultados socialmente relevantes y permita la solución de los conflictos en forma rápida y confiable”.
Panseri dijo que “hay algunas ideas” del programa que “no se pueden dejar de compartir”, como la que el Poder Judicial es un “servicio esencial, que no puede tener interrupciones y tiene que presto a disposición de la sociedad”. Para ello, se trabaja en ejes puntuales como “la modernización, la eficacia y la rapidez”, detalló, en declaraciones a radio Sudamericana. En esos puntos se incluye la informatización, que apunta al desarrollo del expediente digital, uno de los objetivos del plan. Panseri comentó que en Corrientes, por Juzgado Civil, “hay entre 30.000 y 35.000 expedientes que todavía están a disposición de las partes. Eso ocupa lugar, hay un problema ambiental”, señaló. 
En cuanto a la rapidez, contó que las propuestas  incluyen que “todo se haga a través de audiencias, y que luego de tomen decisiones a través de la mediación o el arbitraje”. “Por ejemplo, en el sector familia, esto puede beneficiar muchísimo a los contendientes”, consideró el ministro del STJ.
Los cambios en el Poder Judicial contemplan además la extensión del horario de atención al público en los tribunales y la eliminación de la feria judicial. Sobre el primer punto, Panseri dijo que “hoy los jueves y los empleados ingresan a las 7 y a las 13 se van a su casa. Pero una gran cantidad vuelve a la tarde. Están dos tres cuatro horas, trabajando. Se está trabajando mucho más que 6 horas y algunos Juzgados abren a la tarde”. 
En eso pesa la falta de tiempo. “En cada juzgado, por día, toman entre 10 y 12 audiencias como mínimo, de 30 minutos cada una”, detalló para dar cuenta del nivel de saturación.   
“Hemos reformulado nuestro reglamento interno. Necesitamos ingenieros, licenciados en informática, contadores, arquitectos, que vengan como auxiliares. Hoy tenemos solo 32 psicólogos, que han hecho 6.500 entrevistas en este año; asistentes sociales, con 8.000 informes. Hay un juzgado que recibió 58.000 escritos en 2016”, resumió, para dar idea del colapso. 
Respecto de la eliminación de la feria judicial, respondió: “No estamos preparados para una decisión tan terminante. Antes, en la feria trabajábamos de 8 a  11 y ahora de 7 a 13. Y la hemos achicado: desde el 1 de enero al 31 de enero”. Antes, el receso judicial se iniciaba el 23 de diciembre.
En el contexto de los cambios, Panseri repasó algunas medidas adoptadas por el Poder Judicial de Corrientes para agilizar el servicio. Mencionó la creación de los Juzgados de Instrucción en Santa Rosa, el año que viene, con jurisdicción en Concepción, Mburucuyá y General Paz;  y en Virasoro y Santa Lucía, y la conversión de los Juzgados de Paz a Civil en San Roque, Santa Rosa, Santa Lucía y Mocoretá.  “Esto significa construir edificios, conectividad”, aseguró.