El acusado de ser el testaferro de Amado Boudou firmó la solicitud como parte de una negociación para ver si el fiscal le da la figura de arrepentido, a cambio de información clave para avanzar en la investigación.

Alejandro Vandenbroele, acusado de ser el testaferro del exvicepresidente Amado Boudou en la causa Ciccone, cambió de abogados y se presentó ayer por la tarde ante el fiscal Jorge Di Lello.
Fuentes judiciales informaron que firmó un acta para sumarse al régimen de protección de testigos e imputados del Ministerio de Justicia de la Nación, en el marco de la causa que ya está en juicio oral.
El diario Clarín informó ayer que Vandenbroele estuvo cerca de 90 minutos en la fiscalía y se labró un acta ante un defensor oficial a la que solo pueden acceder las partes. Se retiró del lugar con una fuerte custodia.
A semanas de iniciado el juicio oral por la compra de la imprenta Ciccone, en el que podría terminar detenido, Vandenbroele comunicó al fiscal Di Lello que, a partir de hoy tiene un defensor oficial, tras la renuncia de su abogado particular. Fuentes judiciales explicaron que ahora se inicia una negociación para ver si el fiscal le da la figura de arrepentido a cambio de información clave para avanzar en la causa. Además, se comprometió a declarar en los próximos días.
Según señalaron fuentes judiciales a Clarín, después de que Vandenbroele ante el representante del Ministerio Público Fiscal pidió acogerse al régimen de imputado colaborador, se fijó la fecha (secreta) en la que declarará.
La declaración será filmada y documentada y después será el fiscal quien la remita al juez Ariel Lijo quien evaluará si la información proporcionada es verídica y relevante para la causa. En tal caso, el magistrado homologará el acuerdo que se firmó hoy en la fiscalía y se lo aceptará como “arrepentido” y allí podrá acceder a los beneficios del régimen.
El extitular de The Old Fund, acusado de haber sido testaferro de Boudou, se presentó en los tribunales para conocer “el estado de todas las causas que se siguen en su contra”, esto su intervención para la compra de Ciccone, otra por la renegociación de la deuda pública de Formosa con el Estado nacional y una tercera por presunto enriquecimiento ilícito.
En este marco, pidió ingresar al programa de arrepentidos e imputados colaboradores, que brinda beneficios a los imputados a cambio de que otorguen información a la Justicia, lo que ahora era evaluado por la Fiscalía, confirmaron fuentes judiciales.
“Me dijo que trabajaba para Boudou y que el nexo era Núñez Carmona y que estaban haciendo un negocio con la provincia de Formosa y que debía armar unas sociedades”, señaló la semana pasada la mujer ante el Tribunal Oral Federal 4 (TOF 4) en la Sala AMIA de los tribunales de Comodoro Py.
La declaración de Muñoz es en referencia al contrato por el pago de la deuda provincial que Formosa tenía con el Estado Nacional y por el cual The Old Fund, propiedad de Vandenbroele y que luego adquiriera Ciccone, cobró una comisión millonaria por consultoría en esa operación.