La cartera sanitaria provincial incorporará el aparato en 50 pacientes del Pediátrico. Otros 50 serán distribuidos en los hospitales Vidal, Llano y Escuela.

En el Día Mundial de la Diabetes, la Provincia presentó este martes del dispositivo para el control de glucosa no invasivo. Se trata de un sistema flash de monitorización de glucosa FreeStyle Libre, que el Ministerio de Salud dispondrá para una población específica de niños, adolescentes y adultos con diabetes tipo 1. La inversión anual que se realizará es de 2.750.000 pesos. 
En el ámbito de salud pública, Corrientes es la primera provincia del país en disponer de esta nueva tecnología. En una primera instancia, serán 100 los dispositivos disponibles para pacientes sin obra social.
El lanzamiento se realizó en el Salón Amarillo de la Casa de Gobierno, con la presencia del ministro de Salud, Ricardo Cardozo. 
El FreeStyle Libre es un dispositivo pequeño, que dura hasta 14 días, no requiere calibración y el paciente lo puede llevar mientras se baña, nada o hace ejercicios. Tiene una pantalla táctil y con iluminación, y permite escanear el sensor a través de la ropa.
La presentación del nuevo dispositivo estuvo a cargo del coordinador del Programa Provincial de Diabetes, Mario Rodríguez, quien detalló que alcanzará a una población específica de niños, adolescentes y adultos con diabetes tipo 1.
El sistema flash de monitoreo de glucosa “mide la azúcar en el líquido intersticial, a través de un sensor (parche) que se aplica en la piel”, explicó el funcionario.
En el Hospital Pediátrico Juan Pablo II se va a incorporar el dispositivo en 50 niños diabéticos tipo 1, entre 4 a 15 años de edad, que presenten algunas de la siguientes condiciones: más de 6 meses de diagnóstico con hipoglucemias severas, frecuentes o con síntomas que no sean detectados por el paciente, con hiperglucemia (ascenso brusco del nivel de azúcar en sangre) severas al principio o al final del día, con altas fluctuaciones, es decir que sean impredecibles o que no logren una mejora efectiva con los tratamientos que llevan adelante, para lo cual es indispensable una educación diabetológica adecuada y el apoyo familiar.
Los restantes 50 pacientes van a estar divididos en los siguientes hospitales de referencia: Vidal, Llano y Escuela. Es decir el grupo de mayores de 15 años que presenten hipoglucemias e hiperglucemias severas, alta variabilidad glucémica o que no logren los objetivos terapeúticos con tratamiento médico y nutricional, y eventualmente algún paciente con diabetes tipo 2 que reúna las condiciones necesarias, siempre apuntando a quienes carecen de cobertura social.
“Corrientes tiene entre un 9 y 10% de su población con diabetes. Hoy tenemos 15.000 pacientes nominalizados, sobre los 60.000 calculados que tiene la provincia. La mitad de ellos tienen obra social y por eso es fundamental detectar y buscar quiénes son los otros 15.000 que carecen de cobertura”, dijo Cardozo.
“El gasto en tratamiento de pacientes diabéticos significa para la provincia más de 150 millones de pesos por año. La mortalidad por año en diabetes alcanza el 4%, dentro de un 25% de muertes en general por enfermedades crónicas no transmisibles, es decir son 2.000 personas por año que mueren por esas causas”, describió.