Encuentro entre autoridades del establecimiento, estudiantes y padres para hacer frente a un problema que se expande.  

Autoridades del Colegio Liceo Pedro Ferré coordinaron un encuentro con padres y estudiantes para analizar un problema que se expande y al que consideraron “un drama social”. Buscarán la forma de desalentar los desafíos a pelear entre grupos de alumnos. Se dio participación también a la policía para que realice tareas de prevención.
“Es un problema social que nos salpica a todos de alguna manera y estamos atentos a dar las respuestas que necesitan los chicos y sus familias”, expresó Mercedes Aguirre, rectora del Colegio Ferré, en declaraciones a Radio Dos.
Aguirre y la vicerrectora Alejandra Esquivel coincidieron en que “es necesario reiterar algunas pautas en busca de la convivencia”.
La docente sostuvo que “se repudia toda manifestación de violencia. Defendemos a la institución que contribuye a la formación de los chicos”.
Indicó que “se tratará de acentuar un trabajo conjunto con padres y aquellos alumnos que están identificados como rebeldes y que tienen predisposición a generar conflictos. No será una tarea fácil, pero vamos a intentarlo”.
Enfatizó que “no se sabe quién efectuó la convocatoria a la pelea con fecha y hora a la salida de clases del colegio. No sabemos si son o no alumnos de esta casa. Pero  se convocaron a pelear y esta situación preocupa porque son chicos guiados por adultos. El ojo por ojo está  muy arraigado en ellos”.
Señaló que “algunos padres toman a la escuela como depósitos. Pero el colegio no puede reemplazar a la familia. Es allí donde se deben corregir algunas conductas para frenar esta escalada de violencia”.
Aguirre consignó que “es un flagelo que empieza a tener una espiral de violencia muy preocupante y nosotros, como adultos, docentes y padres, tenemos que ocuparnos. Algunos tutores se autoconvocaron para acompañarnos en esta iniciativa que pretende poner freno a una práctica que puede derivar en graves consecuencias”.