La celebración se realizó el domingo en la barriada que se extiende frente al aeropuerto de la capital. La convocatoria reunió en la capilla a los fieles y vecinos en general.

En un día a pleno sol y bendecido por la fe de los feligreses, la comunidad del barrio Bejarano, de la capital correntina, celebró el último domingo la fiesta patronal en honor del Cristo Redentor, cuya capilla se encuentra enclavada en uno de los vértices del emergente poblado ubicado frente al aeropuerto Piragine Niveyro.
La movida cristiana incluyó misa, almuerzo comunitario y procesión por las calles del barrio, que, como dato alegórico, hace no mucho tiempo les impusieron nombres de santos.
La convocatoria no fue casual, ya que antes le precedió el rezo de la tradicional novena, y un día antes, el sábado, se brindó la tradicional comunión a los pequeños del barrio.
Esa celebración, junto a la del domingo, estuvo presidida por el padre Patricio Puigbó Murphy, de Santa Ana, que, por jurisdicción, también tiene a su cargo la capilla. La jornada vecinal contó con la organización de doña Rosita, que, en el predio de la parroquia, ofreció un arroz con pollo gratuito para todos los vecinos. Tras la procesión, el padre Patricio ofició la misa.