El gobernador saliente indicó que el modelo de continuidad que eligieron los correntinos seguirá en la senda del crecimiento y el desarrollo. Dijo que el Pacto Fiscal tendrá un impacto menor en la provincia.

El gobernador Ricardo Colombi juró ayer como senador de la provincia en un acto que se llevó a cabo en el recinto de la Legislatura, junto a sus pares Sergio Flinta y Alejandra Seward, que lo acompañarán en la bancada de Encuentro por Corrientes (ECO)+ Cambiemos, y Victor Giraud y Carolina Martínez Llano, que se integrarán al sector peronista kirchnerista.
Tras el acto protocolar, el mandatario provincial señaló que acompañarán y respaldarán la gestión de Gustavo Valdés desde las bancas con el firme objetivo de concretar el crecimiento y el desarrollo de la provincia, en lo que representa un momento histórico de Corrientes a partir de la relación que mantienen con el Gobierno nacional.
“La gestión de Gustavo Valdés va a intensificar el desarrollo de la Provincia y la buena relación con la Nación”, señaló al respecto.
Asimismo destacó la visita del presidente Mauricio Macri, más allá de lo que representan las actividades de corte institucional, como una confirmación de la importancia que  reviste para el primer mandatario el mejoramiento de la calidad de vida de los correntinos.
“Es la ratificación del vínculo de la Nación con la Provincia de Corrientes, fundamentalmente el rumbo que el presidente tiene para el país, del cual Corrientes hoy es parte”, indicó. “Se trata de una visión que tiende a encontrar los mecanismos para combatir la inflación con los programas acordados, en forma elaborada, con inversiones que comiencen a modificar la estructura de un país unitario, que benefició y beneficia al conurbano para que alcancemos el cumplimiento de lo que dice la Constitución nacional, que es la configurar un país federal”, explicó.
Colombi puso de manifiesto que Corrientes hoy no vive la discriminación que le tocó padecer a él durante el tiempo que gobernó la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la que la provincia no recibía obras nacionales ni programas y que dejaron a los correntinos a la buena de Dios, por no agachar la cabeza y acatar los caprichos del régimen kirchnerista, que sumió al país en una profunda crisis institucional, política y social. Asimismo se mostró confiado para lo que viene para Corrientes.
“Las acciones necesarias se irán delineando más adelante. En el caso de Corrientes no solo obras, sino políticas tendientes a mejorar la calidad de vida, la educación, las fuentes de trabajo, los parques industriales, entre otras cosas, que creemos que ahora, con el acompañamiento nacional, podremos concretar”, dijo Colombi en declaraciones radiales.
El gobernador saliente indicó que el pacto fiscal no representará un problema para Corrientes, ya que su administración se ha caracterizado por la previsibilidad, el hecho de tener un gasto público moderado que no supere la recaudación. En una palabra han sido rigurosos en el hecho que no se gaste más de lo que se tiene.
“No hubo ningún manejo discrecional de los fondos por parte de la Nación. El problema que tienen algunas provincias es que dejaron de recibir fondos por izquierda al cambiar el Gobierno nacional, que antes injustamente se les daba. Los gobernadores acordamos recibir  un bono de compensación y otras cosas. En lo que refiere a ingresos brutos, Corrientes es la de menor alícuota, así que no nos afecta en nada, podemos subir y el Pacto Fiscal para Corrientes tendrá un impacto menor”, explicó Colombi.
También consideró que este es un buen momento para que el sector privado comience a acompañar el desarrollo ya que las condiciones están dadas. “Las reglas están claras con la reforma laboral, se bajan los impuestos, la liberación de fondos a través de los bancos para préstamos, la posibilidad de que Argentina siga exportando la producción primaria, dan un panorama favorable”, indicó.
Respecto de la política salarial y al estado de la economía de Corrientes, Colombi expresó: “La provincia está bien y con el presupuesto aprobado se dictará la pauta salarial que corresponda”, además de indicar que “las obligaciones se cumplieron en tiempo y forma. Así que esa cuestión hay que profundizarla y no hay motivos para que se altere la tranquilidad de los sectores públicos, ya que el Estado seguirá cumpliendo en tiempo y forma”.