El Ministerio de Salud informó que 2017 terminará con una tasa de 10 puntos. Atribuye la reducción a “un sistema materno-neonatal coordinado, con el objetivo de brindar alta calidad en la atención de las embarazadas y los recién nacidos”.

En los últimos tres años, la mortalidad infantil se redujo 6 puntos en Corrientes. En 2014, era de 16 puntos y, según estimaciones, este año bajaría a 10,5, informó el Ministerio de Salud de la Provincia.
La reducción se debe a “un sistema de salud materno-neonatal coordinado y basado en las necesidades de la población, con el objetivo de brindar alta calidad en la atención de las embarazadas y los recién nacidos, con adecuado uso de la tecnología y personal altamente capacitado”, señala un comunicado oficial.
Según datos de la Dirección de Planificación y Estadísticas del Ministerio de Salud, la mortalidad infantil era de 16 puntos en 2014. En 2015 bajó a 14,5 y en 2016, a 13,5 y, de acuerdo con datos preliminares de noviembre, en 2007 se ubica en 10,5. 
En tanto, los indicadores neonatales muestran una reducción de 4 puntos. En 2014, la mortalidad era de 12,1; en 2015, de 10,8; en 2016, de 9,7 y, según datos preliminares a noviembre, de 8,3 en 2017.
La tasa de mortalidad infantil es la proporción de niños menores de un año que mueren por una causa concreta sobre nacidos vivos por 1.000. Mientras que la tasa de mortalidad neonatal es el cociente entre el número de niños fallecidos en los primeros 27 días de vida durante un año dado, y el número de nacidos vivos en el mismo año, se expresa por cada 1.000 nacidos vivos. Se habla de números preliminares ya que la tasa se determina al concluir cada año.
Según el Ministerio de Salud, la mejora de los índices se debe a la regionalización de la provincia, que está dividida en cinco regiones sanitarias y cada maternidad está habilitada siguiendo las condiciones obstétricas y neonatales esenciales, que son normas nacionales. 
Implica la derivación por niveles de complejidad. A su vez esa derivación está coordinada por una red perinatal eficiente, por la cual se derivan tanto embarazadas de riesgo como neonatos de manera segura, en condiciones y lugares adecuados.
La red perinatal es de atención de alto riesgo materno-neonatal que se basa en las necesidades de las madres y los recién nacidos para asegurar la atención de calidad. Esto implica que los efectores (maternidades) se comunican con los coordinadores de la red para una derivación oportuna y rápida a fin de que se atienda en el hospital que por su complejidad le corresponde al paciente en cuestión.
En 2016, a través del Decreto N° 1522, el entonces gobernador Ricardo Colombi constituyó el hospital Eloísa Torrent de Vidal, primer hospital materno-neonatal de alta complejidad de la provincia, que asiste a las gestantes de alto riesgo obstétrico y neonatal, y a niños prematuros menores a 34 semanas y con malformaciones mayores y/o asfixia perinatal grave.

Otra medida es la captación precoz de las embarazadas, tarea realizada por los agentes sanitarios para que puedan ser controladas durante todo su embarazo desde el punto de vista clínico, ecográfico y bioquímico. A esto se suma la capacitación de los equipos en el área perinatología, tanto obstetricia como de neonatología.
En todo este proceso, se cuenta con el acompañamiento permanente de la Dirección Nacional de Maternidad, Infancia y Adolescencia (Dinamia), que, con sus expertos, recorrieron las maternidades de Corrientes. 
El equipo de la Dirección General de Salud Materno Infanto Juvenil, a cargo de Nora Ropelato, es considerado y felicitado por la Nación, por el trabajo serio y con resultados efectivos que vienen desarrollando desde 2016, señala el informe.