El subinterventor Ariel Sbdar dio este martes un informe de la situación del organismo. “Hubo un manejo fraudulento”, aseguró.

“Hubo un manejo fraudulento, no se pagaba lo que había que pagar”, dijo este martes el subinterventor de la Caja Municipal de Préstamos (CPM), Ariel Sbdar, sobre la situación del organismo, a la que definió como “peor de la prevista”. “Los problemas no son solo financieros, sino también operativos”, describió.
‏En un informe presentado junto con el secretario de Coordinación, Hugo Calvano, y de Hacienda, Guillermo Corrales, Sbdar dijo que su gestión hará “todo para sacar adelante la Caja y el Fideicomiso de Santa Catalina”. 
“Actualmente, la Caja tiene 116 millones de pesos de deuda financiera. Estamos en etapa de verificación de esos pasivos, por eso pedimos a los acreedores que muestren los papeles”, dijo el segundo de Jorge Sonza, interventor de la CMP, cuya intervención fue dispuesta por el intendente de la Capital, Eduardo Tassano, apenas asumió.
“El diagnóstico de situación de la Caja es: stock de deuda financiera muy alto, déficit operativo, irregularidades en la cesión de flujos de venta de terrenos y promesas de ventas en Santa Catalina”, explicó.  
Sbdar dijo que “las deudas de acreedores en 2013 dieron inicio al problema” y que la Caja tomaba préstamos a tasas del “7% aproximadamente”. 
El subinterventor señaló que “hubo ventas de lotes en Santa Catalina que estamos estudiando y corroborar la legitimidad de cada una de ellas”, argumentó, y que muchas casas del complejo no se pueden entregar por falta de “mucha infraestructura pluvial y eléctrica”.
Calvano dijo que el presupuesto “preveía en todo concepto una deuda de alrededor 170 millones de pesos y, por lo que observamos entre acreedores y cuestiones operativas”, la deuda de la Caja “supera los 250 millones”.
El secretario de Coordinación aclaró que en la actualidad la Caja “funciona con apoyo financiero del Municipio, recauda lo que le corresponde a la Comuna y, en lugar de enviar lo que corresponde, se queda con todo el dinero que necesita para funcionar”.